Sobre este Blog

Buena parte de los pacientes que nos llegan a los analistas junguianos, psicoanalistas, psicólogos, psiquiatras y médicos, padecen de depresión. No es raro que esto suceda si se tiene en cuenta que unos 350 millones de personas sufren de esta enfermedad en el mundo. La depresión reduce la capacidad de las personas para enfrentar los retos de la cotidianidad, y ocasiona el deterioro de las relaciones familiares, laborales y sociales. Dentro de las causas para desencadenarla se combinan múltiples factores: genéticos, biológicos, psicológicos y sociales. También pueden contribuir a gestarla situaciones difíciles de la vida, como los duelos de todo tipo, el desempleo, el abuso temprano, los conflictos familiares. Los tratamientos que se recomiendan son igualmente variados, desde modificaciones en el estilo de vida para los casos más leves, hasta los psicoanálisis (no sólo junguianos), psicoterapias y medicamentos, en casos más severos. A pesar de lo anterior, se trata aún de una enfermedad muy poco conocida. Este blog intenta contribuir a divulgar información sobre ella, desde todos los enfoques; pensamos que una crisis mundial como esta necesita de todo tipo de miradas. Hasta la de humor...

domingo, 28 de mayo de 2017

Guía para estar a kilómetros de la depresión

Por:  Salud - Tomado de El Tiempo | 23 de mayo de 2017
_______________________________________________
Un nuevo libro que orienta y ayuda a quienes padecen esta enfermedad. Entrevista con la autora

Luego de superar un episodio agudo de depresión mientras estudiaba en Estados Unidos, Alexandra González, maestra en artes y traductora, escribió el libro El mundo de la gratitud. Su testimonio será pieza central del Congreso Internacional ‘Reposando en el nido del águila’, que se realizará en Bogotá este sábado. Entrevista.

¿Cuándo se dio cuenta de que tenía depresión?
Vi que mis niveles de sensibilidad eran cada vez mayores, lloraba por todo, me angustiaba, empecé a tener una visión fatalista del mundo y, en consecuencia, empecé a padecer insomnio e inapetencia.

¿Cómo era esa lucha interna para superar la depresión?
Era una situación paradójica. Quería salir de esa situación de pesadumbre, pues en mi interior creía en la felicidad y la esperanza. Pero querer no era suficiente, seguía teniendo los mismos hábitos de soledad y aislamientos, lloraba constantemente, desesperanzada y sin pedir ayuda.

En su caso, la depresión iba acompañada de soledad... 
¡Es un peligro! Pues es sentirse erróneamente incomprendida. Es hacer un megaenfoque en uno mismo y sus ‘magnos’ problemas, ignorando que el mundo es más grande que uno mismo. De hecho, al socializar, ayudar a otros y compartir con ellos es que vienen las salidas, las ideas, los descubrimientos y la satisfacción que da el vivir lejos de una vida egoísta.

Cuando estudiaba en Estados Unidos, se agudizó la depresión en su vida
Fue un momento de quiebre, precedido de un afán por salir de mi país, pues estaba cansada de todo y de todos. Estuve en un lugar rural en Montana, en donde sufrí afrentas por ser latina, lo cual despertó en mí sentimientos como tristeza y ansiedad. Además, no entendía qué me decían en inglés, y me frustré.

Mi propósito era mejorar mi inglés. Al comienzo fue difícil y frustrante. Estudiaba con norteamericanos, y no tuve oportunidad de tener amigos de otras culturas. Así, mis niveles de estrés subieron y solo quería ser excelente académicamente para demostrar que todos somos inteligentes y capaces, y que el intelecto va más allá de ser latino o de primer mundo.

¿Cuál fue el punto de quiebre de esta afección ? 
Cuando algo que había iniciado en el área emocional afectó mi área espiritual y física. De la angustia, preocupación, soledad y frustración pasé al insomnio, inapetencia y a tener delirios. Llegué a estar internada en clínica con unos dolores de cabeza que se alcanzaron a diagnosticar como amnesia y esquizofrenia depresiva.

¿Por qué escribió el libro?
Me di cuenta de que siendo agradecida mantengo la depresión a kilómetros. Ser agradecido trae felicidad y plenitud. Alguien depresivo ve lo negativo, se queja, no ve soluciones y está del lado del pesimismo. El agradecido ve salidas, aprecia lo que tiene y está preparado para ser promovido. Así que empecé a hacer listados de gratitud que redundaron en el libro, fruto del trabajo en equipo y anhelo por ayudar a otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario